ITV en Murcia Cabezo Cortado

Teléfono: 968 065 090 –  661 10 46 06 (Solo WhatsApp)
Pol Ind Cabezo Cortado – Ctra nacional 301- 30100 (Murcia)

itv@itvcabezocortado.es
Horario: Lunes a Viernes de 7:30h – 21:30h (Ininterrumpido). Sábados de 8:30h – 13:30h.

Paula

ITV de motocicletas, ciclomotores y quads

Las motocicletas, ciclomotores y quads deberán pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) cada cierto tiempo para comprobar que se encuentran en buen estado. De esta forma, contribuiremos a garantizar nuestra seguridad, y la del resto de conductores, en carretera. Una vez pasada la inspección favorablemente, nos entregarán la pegatina que acredita que el vehículo se encuentra en condiciones óptimas para seguir circulando.

Las motocicletas, ciclomotores y quads, al igual que el resto de vehículos a motor, están obligados a pasar la ITV. Su primera inspección deberá realizarse trascurridos tres años desde su primera matriculación, en el caso de los ciclomotores. Por otro lado, están las motocicletas y quads que deberán pasarla a los 4 años. Tras esta primera inspección, las siguientes deberán realizarse cada dos años. La diferencia con respecto a los coches es que, transcurridos diez años, las siguientes revisiones deberán realizarse cada dos años. En el caso de los coches será anualmente.

Requisitos para pasar la ITV de tu moto

Durante la ITV se revisarán algunos aspectos importantes para garantizar nuestra seguridad en carretera.


Las ruedas: Las ruedas deberán estar en perfecto estado y sin desperfectos.

Las luces: Todas las luces deberán funcionar correctamente. Durante la inspección serán revisadas las luces de posición, cortas, largas, intermitentes, matrícula y luz de frenado.

Los espejos retrovisores: Las motocicletas, ciclomotores y quads deberán tener los espejos retrovisores homologados. La obligatoriedad de llevar uno, o los dos, depende de la velocidad que alcance dicho vehículo. Los retrovisores son obligatorios o no, en función de la fecha de matriculación.

La dirección y los frenos: La dirección y los frenos de la moto son algunos de los aspectos más importantes a revisar. La dirección deberá funcionar correctamente cuando movamos el manillar a ambos lados. El manillar también deberá bloquearse, como medida antirrobo, una vez apagamos la moto. Además, los frenos deberán realizar su función de una forma segura y efectiva.

El tubo de escape: El tubo de escape será revisado teniendo en cuenta que esté homologado, además de los niveles de ruido y contaminación.

Antes de pasar la ITV, asegúrate de que tienes la documentación necesaria para hacerlo. En este caso, será necesario presentar la ficha técnica del vehículo, el permiso de circulación y asegurarte de que tienes el seguro en vigor.

¿Un consejo? Revisa con antelación la fecha de tu próxima ITV para evitar que se caduque, y recuerda que podrás venir hasta 30 días antes y te mantenemos la fecha de inspección.

¡En ITV Cabezo Cortado te lo ponemos muy fácil y puedes pedir cita previa para evitar largas esperas!

Tipos de luces del vehículo

¿Conoces todos los tipos de luces de tu vehículo? ¡Te contamos cuáles son y en qué situaciones debes utilizar cada una de ellas!

Nuestro vehículo dispone de varios tipos de luces que deberemos utilizar en el momento adecuado. Conocer cuáles son y cuándo debemos usarlas es importante para garantizar nuestra visibilidad y, por tanto, nuestra seguridad en carretera. Principalmente nos servirán para hacernos visibles para el resto de conductores y advertir de nuestras maniobras.

Es importante mantener en condiciones óptimas todas las luces del vehículo para hacernos visibles y garantizar nuestra seguridad.

1.       Luz de cruce. Las luces de cruce son conocidas como ‘luces cortas’. Son aquellas de uso obligatorio de noche y en túneles. Además, nos proporcionarán mayor visibilidad durante el día en días de lluvia o visibilidad reducida. Algunos vehículos disponen de una luz de conducción diurna que se activan automáticamente al arrancar, pero éstas no sustituyen las luces de cruce.

2.       Luz de posición. Tal y como su nombre indica su función es marcar la posición del vehículo y hacernos visibles para el resto de conductores.

 3.       Luz larga. Las luces largas deberán utilizarse en casos muy concretos. Normalmente, se utilizarán solo en aquellas carreteras con visibilidad muy reducida. Nunca deberemos utilizarlas en caso de que tengamos a otros vehículos delante o vengan vehículos de frente. Esta luz suele ser bastante potente y podría deslumbrar al resto de conductores. Por eso, deberemos tener mucha precaución a la hora de utilizarlas.

4.       Luz de dirección. La luz de dirección es conocida como ‘intermitentes’. Estas luces son de color naranja y están situadas en la parte frontal y trasera del vehículo. Se deberán utilizar siempre para indicar nuestras maniobras al resto de conductores.

5.       Luz de freno. La luz de freno está compuesta por las dos luces traseras del vehículo, y la luz horizontal situada sobre la luna trasera. Ambas deberán estar iluminadas en rojo intenso una vez activamos el pedal de frenado. Su principal función es hacernos visible para el resto de conductores y así advertirles.

6.       Luces de emergencia. Tal y como su nombre indica, deberán utilizarse solo en caso de emergencia. Se activan al pulsar el botón con el triángulo rojo para advertir de una situación de peligro al resto de conductores.

7.       Luz de marcha atrás o estacionamiento. Estas luces deberán activarse automáticamente al activar la marcha atrás. Están situadas en la parte trasera del vehículo y son de color blanco. Sirven para advertir al resto de conductores de nuestras maniobras, normalmente de aparcamiento.

8.       Luz antiniebla. Las luces antiniebla son una o dos luces de color rojo intenso que están situadas en la parte trasera del vehículo, en el lado izquierdo o en el centro en el caso de ser solo una. Deberemos utilizarlas en caso de niebla espesa, lluvia o nieve intensa. Su principal función es indicar al resto de conductores nuestra posición para evitar accidentes.

Es muy importante para nuestra seguridad mantener en perfecto estado todas las luces del vehículo. Revísalas periódicamente para garantizar tu seguridad y la del resto de vehículos en carretera.

Consejos para una conducción segura

Conducir con fenómenos meteorológicos adversos a veces puede dificultar nuestra conducción. En verano el tiempo cambia constantemente y en pleno agosto puede hacer un sol cegador o podemos vernos sorprendidos con una tormenta repentina. Por eso, debemos tener nuestro vehículo en perfectas condiciones y estar preparados para saber cómo actuar ante este tipo de situaciones.

 

Conducir con sol y calor

Durante el amanecer y atardecer el sol puede llegar a cegarnos. Esto se debe a que los rayos del sol se proyectan de forma paralela a la carretera e inciden de forma directa en nuestros ojos.
Hay algunos factores externos a nosotros que no podemos controlar, pero hay otros muchos que sí. Por eso, en ITV Cabezo Cortado, te damos una serie de pautas para que conduzcas de forma segura en carretera.

Cuida tus ojos: Acude periódicamente para revisar tu vista con un profesional. Además, es importante utilizar gafas de sol para evitar ciertos deslumbramientos con el sol. Es recomendable que las adquieras en un centro especializado, en el que te garantizarán la calidad de los cristales. Éstos deberán llevar el distintivo CE, y si son polarizadas nos ayudarán a una conducción más cómoda.

Reduce la velocidad: Si tu visión se ve reducida por el sol, deberás reducir la velocidad para evitar riesgo de colisión con otros vehículos.

Mantén la distancia de seguridad: Si el sol te deslumbra, también es importante mantener la distancia de seguridad. Si fuera necesario frenar, debemos tener el espacio y tiempo necesarios para hacerlo.

Limpieza del parabrisas: Mantener el parabrisas limpio nos ayudará a tener mejor visibilidad en carretera. En el caso de tenerlo sucio, nuestra visión se verá reducida peligrosamente y la conducción será mucho más incómoda.

Parasol: El parasol nos ayudará a reducir la fatiga visual en aquellos momentos puntuales en los que el sol incide directamente sobre nuestros ojos. En los casos en los que no sea necesario, deberemos evitarlo porque nos reduce el campo de visión.

Temperatura del vehículo: Mantener una temperatura constante y agradable en el interior del vehículo. El calor excesivo es peligroso porque aumenta la fatiga del conductor y reaccionaremos más lentos ante cualquier obstáculo.

 

Conducir con lluvia, granizo o rachas de viento

En verano podemos sorprendernos de forma repentina con cualquier tipo de fenómeno atmosférico. La lluvia, el granizo o las rachas de viento pueden dificultar nuestra conducción, sobre todo si no estamos preparados para ello. Es importante hacer las revisiones periódicas oportunas y tener el coche en perfectas condiciones para estar preparados ante cualquier situación.
Los limpiaparabrisas, las luces, las ruedas y los frenos desempeñan un papel fundamental en nuestra seguridad.

Nuestro campo de visión se reduce notablemente ante los fenómenos meteorológicos adversos, como la lluvia o granizo. Nuestra visibilidad se verá reducida, y la del resto del vehículos que circulan por carretera.

Al igual que hemos mencionado anteriormente, es importante reducir la velocidad y mantener la distancia de seguridad. Además de eso, deberemos cambiar las marchas con suavidad, y utilizar las luces de posición y antiniebla (si fuera necesario).

 

Recuerda que la seguridad vial depende de nosotros mismos. En ITV Cabezo Cortado te recomendamos mantener tu coche en perfectas condiciones para aumentar tu seguridad al volante.

¡Acude a tu revisión periódica en ITV Cabezo Cortado!

Relación entre ITV y Seguridad Vial

 

La Inspección Técnica de Vehículos (ITV) es una herramienta fundamental para garantizar la seguridad en carretera y para proteger el medioambiente.

Se trata de un proceso de obligado cumplimiento para todos los vehículos en España, y consiste en una inspección periódica. En esta inspección técnica se revisan una serie de aspectos del vehículo, con la finalidad de garantizar que está en las condiciones adecuadas para poder circular sin suponer un peligro.

Este proceso es de obligado cumplimiento por ley, y nos acompañará durante toda la vida útil del vehículo. Por tanto, éste deberá ser sometido a una revisión para analizar periódicamente cómo afecta el desgaste y el paso del tiempo a la seguridad vial, con la finalidad de que todos los vehículos sean seguros para todos los usuarios.

Todos los centros autorizados para la Inspección Técnica de Vehículos deben seguir un manual de procedimiento, elaborado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, que marca las pautas. A través de una normativa se establecen los requisitos mínimos que todo vehículo deberá cumplir. Cada una de estas pautas tienen la finalidad de detectar posibles deficiencias para subsanarlas y, así, evitar futuros accidentes de tráfico.

 

Resultados de las inspecciones técnicas

 

Todos aquellos vehículos que presentan algún defecto pueden afectar negativamente a la seguridad en carretera. Por tanto, un control adecuado permitirá evitar problemas futuros.

La antigüedad del vehículo es uno de los requisitos más importante a tener en cuenta, aunque con un correcto mantenimiento el vehículo siempre iría en condiciones óptimas para superar la inspección.

Tras la inspección del vehículo, el resultado puede ser:

  • Favorable: El vehículo cumple con los requisitos necesarios para seguir circulando con normalidad.
  • Favorable con defectos leves: El vehículo presenta algún defecto que deberá ser subsanado, en el plazo de dos meses, para poder seguir circulando.
  • Desfavorable: El vehículo presenta uno o varios defectos graves.
  • Negativa: El vehículo presenta, al menos, un defecto muy grave.

 

Los defectos pueden ser de diferentes tipos:

  • Defecto leve: Defectos que no afectan directamente a la seguridad del vehículo o al medioambiente.
  • Defecto grave: Defectos que afectan, de alguna forma, a las condiciones de seguridad del vehículo o pueden tener un impacto sobre el medioambiente.
  • Defecto muy grave: Defectos que suponen un riesgo claro y directo para la seguridad vial o sobre el medioambiente.

 

La Inspección Técnica de Vehículos es fundamental para garantizar la seguridad vial. Además, ayuda a reducir la tasa de accidentes de tráfico y, por tanto, a salvar vidas en las carreteras.

Según un estudio realizado por la Universidad Carlos III de Madrid, “las ITV evitan al año 130 víctimas mortales, cerca de 12.100 heridos y 17.700 accidentes”.

Estos datos podrían mejorar notablemente si todos los vehículos cumplieran con sus revisiones periódicas.

En ITV Cabezo Cortado trabajamos cada día para mejorar. Nuestro objetivo principal es garantizar la seguridad de todos los vehículos que pasan por nuestras instalaciones.

 

Cómo tratar los faros del coche para que pasen la ITV

Hay determinados elementos que no pasan desapercibidos en la ITV, uno de ellos son los faros del coche que, con el paso del tiempo se deterioran. Esto no es solo un problema estético, de ahí que sea tan importante que los cuidemos correctamente. En este artículo te enseñamos cómo tratar los faros del coche para que pasen la ITV.

¿Por qué es tan importante tratar los faros del coche?

Como ya indicábamos, en realidad se trata de una cuestión que va mucho más allá de la estética. El hecho de que nuestros faros estén en mal estado afecta a la efectividad de la iluminación y reduce la seguridad al volante. De ahí que cuando se encuentran ya en este estado, la ITV lo refleje como un fallo severo y se nos obligue a la reparación de los mismos y a repetir la revisión.

Para evitar esto, muchas personas prefieren prevenir. ¿Cómo? Adelantándose al problema y realizando por ellos mismos algún proceso para tratar los faros del coche para que pasen la ITV. Hay varios métodos, algunos caseros y otros profesionales. Lógicamente, intentaremos siempre lo que resulte más económico y por eso vamos a comenzar mostrándote las formas más sencillas para tratar tus faros deteriorados.

Métodos simples para tratar los faros del coche para que pasen la ITV

No te garantizamos que con estos métodos ‘caseros’ los faros de tu coche puedan pasar la ITV ya que, que lo hagan o no, depende del estado en el que estén. Pero si no presentan un gran desgaste, pueden ser más que suficientes.

El primer proceso para tratar los faros del coche consiste en limpiar su superficie con agua y jabón para después pulirla con alguna lija mecánica que elimine la erosión que ha provocado el aspecto que suelen presentar.

El segundo método consiste en la compra de productos químicos. El objetivo es el mismo, pero suelen ser más efectivos. Se compran en tiendas especializadas.

Ambos métodos son perfectos para cuando los faros del coche no sufren un gran desgaste, pero si lo hacen, entonces hay que acudir a un taller especializado para que nos realicen un pulimiento profesional.

Otra opción, si el estado de desgaste es demasiado elevado y el coste del arreglo se dispara, es pensar en la opción de comprar unos faros nuevos de segunda mano. A veces pueden conseguirse en desguaces por muy poco precio y ser una solución bastante práctica.

Lo que es importante, a pesar de todo, es que tengamos en cuenta que el deterioro de algunas piezas no solo reporta una desmejora estética, sino un problema que puede afectar la seguridad de nuestro vehículo. Por esto, no tengas en cuenta solo tus faros cuando toca pasar la ITV, mímalo durante todo el año para que te dure el máximo de tiempo posible y no solo te lleve, sino que también te proteja en la carretera.

WhatsApp